Liberalidades del empleador. ¿Son deducibles las gratificaciones extraordinarias?

Actualizado: abr 6

Tal como lo señala la Resolución del Tribunal Fiscal (RTF) Nro. 0197-4-2017, este tribunal estableció en las RTF Nro. 03786-4-2007, Nro. 01014-3-2004, Nro. 00029-3-2003, que las gratificaciones extraordinarias, a diferencia de las gratificaciones ordinarias dispuestas por imperio de la ley o por convenio entre trabajadores y empleadores, si bien deben corresponder al vínculo laboral existente, responden a un acto de liberalidad del empleador, por lo que es indiferente la intención de la persona que las otorga, no debiendo tener una motivación determinada, en la medida que no existe obligación legal o contractual de efectuarlas.


En ese sentido, señala esta RTF que, las mencionadas gratificaciones extraordinarias son deducibles como gasto, siempre y cuando hubiesen cumplido con los requisitos establecidos en la legislación del Impuesto a la Renta (IR), entre ellos, los incluidos en la tercera disposición final de la Ley Nro. 27356. Los requisitos a los que hace referencia la RTF, son los previstos en el inciso l) del Art. 37 de la Ley del IR (LIR) y en la tercera disposición final de la Ley Nro. 27356.


El inc. l) del Art. 37 de la LIR, establece que: "Los aguinaldos, bonificaciones, gratificaciones y retribuciones que se acuerden al personal, incluyendo todos los pagos que por cualquier concepto se hagan a favor de los servidores en virtud del vínculo laboral existente y con motivo del cese. Estas retribuciones podrán deducirse en el ejercicio comercial a que correspondan cuando hayan sido pagadas dentro del plazo establecido por el Reglamento para la presentación de la declaración jurada correspondiente a dicho ejercicio"


Por su parte, la tercera disposición final de la Ley Nro. 27356 precisó que, para efecto de determinar que los gastos sean necesarios para producir y mantener la fuente, a que se refiere el Art. 37 de la LIR, éstos deben ser normales para la actividad que genera la renta gravada, así como cumplir con criterios tales como razonabilidad en relación a los ingresos de la empresa, y generalidad para los gastos a que se refiere el inc. l) del ARt. 37 de la LIR, antes descrita.


Por tanto, para que los gastos por gratificaciones extraordinarias sean deducibles tributariamente en un ejercicio determinado, tendrían que: (i) haber sido pagados dentro del plazo antes previsto (criterio del percibido), (ii) ser normales para la actividad que genera la renta gravada, (iii) cumplir el criterio de razonabilidad en relación con los ingresos de la empresa y (iv) cumplir con el criterio de generalidad (beneficio similar para trabajadores en condiciones homogéneas).

Finalmente, y teniendo en cuenta que la documentación sustentario resulta de suma importancia para acreditar la fehaciencia o realidad del gasto, se sugiere que el directorio, o en su defecto la junta general de accionistas, autorice el pago de esta bonificación extraordinaria, estableciendo las condiciones en cumplimiento de los requisitos mencionados en los párrafos anteriores.


¡Tenerlo en cuenta!





OLG CONSULTORES

Es una firma boutique especializada en consultoría y asesoría tributaria, cuyos servicios se prestan con eficiencia y con responsabilidad. 

Aviso de Privacidad

Términos y Condiciones Legales

OLG CONSULTORES es el nombre comercial y marca registrada.

Síguenos en los redes sociales:

  • Facebook - Gris Círculo
  • LinkedIn - White Circle

© 2020 by OLG Consultores. Todos los derechos reservados.